Document : Geroglifos entre los Indios de la Florida

En 1907, Alphonse Pinart publiait dans la revue Anthropos un article sur les hiéroglyphes des Indiens de Floride1.


Llanto sagrado de la America Meridional
Llanto sagrado de la America Meridional

Geroglifos entre los Indios de la Florida

Por el Dr. A. L. Pinart, Boulogne s[ur]. S[eine]. près Paris.

Prosiguiendo desde muchos años, bien sea personalmente, bien sea por amigos, mis investigaciones en los Archivos públicos ó particulares de España en busca de documentos auténticos relativos á las lenguas indigenas de las Américas, tropecé varias veces con las indicaciones que en una parte de la Florida, los Indios de aquella región hacían uso de geroglifos, pero no he encontrado la confirmación de este facto, sino ultimamente, en un librito bien escaso cuyo titulo copio en seguida :

« Fray Francisco Romero de la Orden de S. Agustin : Llanto sagrado de la America Meridional que busca alivio en los Reales ojos de Nuestro Señor Don Carlos segundo Rey de España y Emperador de las Indias, para mayor incremento de la militante etc. En Milano en el real y ducal Palacio por Marcos Antonio Pandulfo. 1693. en 4°, 50 pp.2

Copio asimismo lo relativo a la conversión de un tal Carlos, cacique ó rey de una parte de la Florida Occidental (pp. 28-30) cuyo texto me parece tener un interes de primera orden.

Bien sabido es que ciertas tribus Indias de la América Septentrional, a fuera de México, conocían el modo de comunicar entre si por medio de geroglifos, tales los Leni-Lenapes y otros : pero nada se sabia acerca de los Floridanos.

Continuando nuestras investigaciones en los Archivos de España esperamos encontrar al documento original del Rey Carlos a que se refiere el Padre Romero.

Fray Francisco Romero, pp. 28-30 :

« Aunque pierda, Señor, el estilo de los memoriales, no puedo dejar de ponderar, que es gran fuerza de auxilio , aquel que un Barbaro poderoso le haze dejar la veneracion de los suyos, y renunciar las aclamaciones de Emperador, solo por venir a buscar la regeneracion, sin mas noticia, ni las della, que la que el Espiritu Santo encendio en su alma. Generosidad es digna de aprecio, darse mas al deseo del Bautismo, que no al temor de la contradicion, que tuvo siempre en sus Vasallos.

Corrio, como Ciervo herido da la Infidelidad, buscando el agua Santa para su remedio, y esto con Santa velocidad, que no le detuvo ni la Canal peligrosa de Bahama, que atravesso en una pequeña barqueta, hasta llegar, desde la ensenada de la Florida, a la Habana ; ni la consideracion de que avia de carecer de las Regalias de Emperador entre los Españoles, por no ser conocido de ellos, ni la ignorancia del ydioma Castellano, ni la amenaça de sus grandes, quienes le aseguraron, que le avian de hazer esclavo los Españoles. Ni tampoco le atajo el pundonor de que buscaua el de Emperador, a quienes con fantasia entre inferiores, debiendo ser el buscado. Ni tampoco le fue impedimento la estrañez de mantenimientos, que avia de tener, con que pudiera perder la salud, por la contrariedad, que tenian con los de su usso. Por todo atropello con generoso pecho, dando a entender la confiança que hacía de los Españoles, y mostrando que venia seguro con el desseo de ser Christiano. Premissas todas que assegurauan el peor afecto, que tenia a rendir al demonio la eterna possession de su espíritu, ofrecio Carlos (assi me lo afirmo el Reverendo Obispo) que dexada su supersticion haria que los suyos dexassen la que tenian. Bueno fruto prometia su empeño, pues iba ya vencida la Diabolica raçon de estado, que suele atajar, aun entre muy catholicos, el mayor servicio de Dios nuestro Señor, y de los Monarchas de la tierra.

No parecian ya estas determinaciones de hombre, precissa occasion, paraque mirasse mi desseo, como lluvia inmediata, la que avia de arrojar la misericordia Divina sobre el gentio del Seno Mexicano, que solo el que se reconoce aloxado por las Riberas del Mar, passa de catorze mill almas, y eso ademas porque aun los Cayos mas remotos (que assi se llamanlas yslas pequeñas del mar) reconocen por su dueño a Carlos, y como vassallos suyos le dan en ambar, y peces el tributo sus habitadores.

Veia mi consideracion (para mas esforzar la tibieza de mi espiritu) que conseguida esta conquista, y conversion se salia de la incertidumbre, en que tiene a todos sus terminos el dicho Seno de Mexico, que faltan a propagar. Mirava tambien, que podia ofrecerse senda breve desde la Florida a Mexico (que ya se vio alguna vez que la necessidad y aprieto del presidio de S. Agustin de la Florida se la mostro en fuga a ciertos soldados hasta la misma Corte de Mexico) dificultad que vencida facilitaria mas las noticias a la Europa, assi del estado de la America Septentrional, como de la Meridional, por ser solo de tres, o quatro dias, la navegación, desde la ensenada de Carlos, a la Habana. Se asseguraua el Cabo de los Martyres con qualquiera fortificacion, paraque no lo poblassen las Naciones. Punto el demas importancia, que no debe apartarle V. M. de la Real consideracion por las consequancias, que en daño de toda la Europa y la America pueden seguirse, respecto de que el dicho sitio es la llave principalissima que tiene la Canal de Bahama, y que a vista de dicho sitio ha de salir quanto por la Canal viniere a la Europa. Resguardavase por ultimo la Ciudad de la Habana, que en la consideracion de V. M. debe lleuarse la primacia entre todas las de Indias : pues el antemuro de ellas, y sobre todo lo dicho se estoruaua con esta conversion, y conquista de Carlos en daño a la Religion, que por mucho lo lloran, y los ojos de los que lo han experimentado. No es otro, que ir adelantado la Nacion Inglesa a sus poblaciones, principalmente la de San Jorxe, y como esta no dista ya de los ultimos pueblos de la Florida, mas que treinta y ocho leguas ; con facilidad se passan los Yndios ya reducidos a los Yngleses, quienes procuran reducirlos a su sectaria yglesia Anglicana.

Noticias son estas, Señor, que por tocarseles continuamente la experiencia, les debe de auer menospreciado el olvido : pero goza V. M. el remedio para todo en fidelidad del Barbaro Emperador Carlos, porque dura incessentemente el ofrecimento de su persona, y de sus Vasallos (de la Florida – fue bautizado en la Habana) a Dios, y a V. M., y se manifiesta : pues auiendo vuelto a sus payses a preparar lo para que recibiessen bien la semilla del Evangelio : Como viesse que tardauan los operarios, que le avian de sembrar : escriuió al Reverendo Obispo una carta (yo la vi) con caracteres diversos de los nuestros y tinta extraña, y dicha carta la traxo un pescador, de quien se entendio que el contenido della misma a refrendar Carlos su rendimiento, y a mostrar pena de hallarse sin los operarios, que el avia ydo a buscar y continuamente pedia.

Pareciale el asseguraua del todo sus ofertas si no hacia demonstracion las que tienen en sus rusticas politicas fuerça de vinculo, y buscando entre ellas, la que mas le asseguraua, penso era la mas competente embiar la copa en que bebia su Caçina (yerba, que por lo sano, la ussa de continuo toda la Florida) era alaja, que aunque barata, y sin curiosidad, esmaltada de ambar, la veneravan sus Vasallos con respecto de vaso sagrado.

Este bronco vinculo lo traxe a la Europa para ponerle en manos de la Duquessa de Aveyro. » Etc.

  1. Pinart, Alphonse Louis, « Geroglifos entre los Indios de la Florida », Anthropos, 1907, Band 2, Heft 1, p. 133-134. []
  2. [Le Llanto sagrado de la America Meridional a été publié par la bibliothèque nationale du Pérou. Disponible en ligne, url : <http://www.comunidadandina.org/BDA/docs/PE-CA-0021.pdf>. Voir aussi Uribe Tobón, Carlos Alberto, « Destrucción de templos indígenas en la Sierra Nevada de Santa Marta : siglo XVII », Boletín Museo del Oro, 1996, n° 40, p. 17-35. Disponible en ligne, url : <https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/bmo/article/download/6933/7178/>.]. []

Olivier Jacquot

Coordonnateur de la recherche > Délégation à la Stratégie et à la recherche > Bibliothèque nationale de France

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search