Polémique sur l’introduction de la lithographie au Mexique, par presse interposée

Le 6 et le 8 juin 1855, l’historien mexicain Joaquín García Icazbalceta publiait dans El Universal : periodico politico y literario, son article « Tipografia mexicana » issu du Diccionario Universal de Historia y de Geografía1.

Cette publication allait susciter une réaction de l’imprimeur-lithographe français installé au Mexique Joseph Decaen, et une réponse de Joaquín García Icazbalceta, toutes deux publiées par le périodique El Siglo XIX2. Ce sont ces documents que nous transcrivons ci-après. Les notes ainsi que les mentions entre crochets carrés3 sont de notre fait.

Tipografia mexicana par Joaquín García Icazbalceta (1/2)

TIPOGRAFIA MEXICANA.

[Articulo tomado del Diccionario universal de historia y de geografia.]

(Continua.)

Si atendiera solo á mis deseos, darla aquí una noticia completa de los impresores que mas han figurado en lo que va de este siglo ; pero habré de contentarme con esponer lo poco que he podido de averiguar de cada uno.

D. Juan Bautista de Arizpe estableció imprenta y librería (esquina de la 1.a calle de la Monterilla y Capuchinas) por los años de 1803 á 1805. Sus tipos fueron, como era consiguiente, españoles ; pero los tuvo tambien mexicanos, hechos por un Rangel que tenia su fábrica en la calle del Sapo. Por otra parta, y aunque entonces solo habia comercio con España, es evidente que desde 20 de Agosto de 1811 empleó en la “Cacota” caractéres de fundicion al parecer inglesa, los que sin duda pasaron primero á España, y de allí le fueron enviados á Arizpe. Deseose éste de regresar á su país, vendió si imprenta y librería, en principios de 1814, á D. José María Benavente ; pero á los tres años (1817) volvió á recogerlas, hasta que en Agosto de 1821 las entregó definitivamente á D. Celestino de la Torre. Este conservó la imprenta uno o dos años, y la vendió á D. Urbano San Roman, de Guadalajara, quien la enagenó en fracciones ó la trasladó á aquel punto : lo cierto es, que el primitivo establecimiento de Arizpe desapareció.

Fundó otro, no sé á punto fijo en qué año, D. Tomás Lorrain, irlandés, avecindado en los Estados-Unidos. De allí trajo los tipos y útiles de su imprenta, que fueron los primeros de aquel país que se vieron en México. No habiendo producido buenos resultados la negociacion, tuvo que venderla á D. Mariano José de Zúñiga y Ontiveros.

En 1822 se fundó la imprenta del “Sol,” llamada así porque fué destinada á la impresion de aquel célebre diario. La hizo venir con tal objeto el Sr. D. Lúcas Alaman, y estuvo muchos años á cargo de D. Martin Rivera, hasta que desapareció. En 1823 comenzó la imprenta del “Aguila,” que poseyó hasta su muerto el magistrado D. Juan Gomez Navarrete, siendo el encargado D. José Jimeno ; hoy corre con el nombre de V. Cerralde y C.a Tuvo siempre esta imprenta un carácter semi—oficial, pues desempeñaba por lo comun las impresiones del gobierno, lo que fué causa que en 1847 la ocupasen los invasores americanos como propiedad pública, sirviéndose de ella para imprimir un periódico en inglés. (The American Star.)

En 1826 comenzó en pequeño la imprenta que despues aumentó considerablemente D. Mariano Galvan Rivera. Imprimióse siempre en esta casa con limpieza y correccion, habiendo salido de ella muchas obras notables, así por su estension, como por su utilidad. El Sr. Galvan debe ser considerado como el fundador del comercio de librería en México, y nadie ha rivalizado con él en cuanto á emprender obras importantes. Es el mas antiguo y mas animoso editor que existe en esta capital : fué el primero que despues de la independencia comenzó á generalizar los conocimientos literarios, y á escitar á los literatos mexicanos para que escribiesen y tradujesen algunas obras destinadas á la imprenta, procurando tambien que los estudiantes desvalidos se animasen á buscar algun alivio de sus necesidades por tan honroso medio. La obra mas notable qué produjo su imprenta fué la Biblia de Vencé4, cuya traduccion del francés hizo ejecutar en México á su costa, por personas muy capaces, y la publico juntamente con el testo latino, en 25 tomos en 4.° , y un Atlas de estampas que hizo grabar en los Estados-Unido. Esta edicion, muy estimada todavía, y vista entonces com mucho agrado por los inteligentes, parece produjo pérdidas al empresario, por el corto núméro de personas dedicada á tal estudio. Publicó, ademas, el “Observador,” periódico muy apreciado ; “El Indicador,” periódico tambien ; el “Año Cristiano Mexicano,” 18 tomos en 4.° ; el “Febrero Mexicano” (obra de jurisprudencia), anotado por el Lic. D. Anastasio de la Pascua, 9 tomos 4.° ; el “Diccionario de Legislacion,” de Escriche, anotado por el Lic. D. Juan Rodriguez de San Miguel, 1 tomo en folio5 ; las “Pandectas Hispano-Mexicanas,” 3 tomos folio6, y multitud de obras mas pequeñas sobre diversas materias. En 1841 vendió su establecimiento tipográfico ; mas no por eso ha cesado en sus tareas de editor, haciendo ejecutar en diversas imprentas otras muchas obras, entre ellas, la “Historia Universal” de Segur7, la “Historia de la Iglesia,” por Receveur8, y actualmente publica une copiosísima “Coleccion de decretos,”9 segun un nuevo plan. No há mucho tuvo tambien la idea de reproducir el Diccionario de Moreri con grandes aumentos ; y si no llegó á verificarlo, solo fué por haberse anticipado otro editor á emprender une publicacion análoga. Lo que distingue todas las ediciones importantes del Sr. Galvan, sobre todo, mientras poseyó imprenta, y le honra ciertamente, es que no se ha limitado á reproducir obras estranjeras, sino que las ha hecho traducir ó anotar á su costa, aumentati así sus desembolsos con gran provecho del público, el que (dicho sea de paso), no siempre ha sabido corresponder dignamente á los afanes de tan laborioso mexicano.

Come succesor del Sr. Galvan por compra que hizo de su imprenta, debemos mencionar aquí á D. Vicente García Torres. Imprimió mucho en su casa, mas por desgracia, poco bueno, sobre todo, en los últimos años en que se habia dedicado de preferencia á novelas y obras frívolas, con el agregado á veces de prohibidas. Sus opiniones exaltadas le valieron no pocas persecusiones políticas, y actualmente, sufre un destierro en los departementos del Norte, que como es natural, ha influido mucho en la decadencia de su negociacion.

Se deben muchos adelantos en nuestra tipografia á D. Cornelio C. Sebring, americano, que puso imprenta en México hácia 1827. El introdujo los métodos modernos en la composicion y tirado, la actual distribucion de la caja, y la entretela. Intentó tambien, aunque sin éxito, el empleo de los cilindros de cola en lugar de las balas, y se hizo notar par su afabilidad con todos los empleados de su oficina. La obra mas notable de sus prensas fué une edicion de la “Biblia de Scio”, en latin y castellano, bien ejecutada10 ; pero ciertas desgracias le obligaron á une quiebra, y al fin regresó ocultamente á los Estados-Unidos.

Un jóven mexicano, inteligente, aplicado y emprendedor, D. Miguel Gonzalez, estableció une pequeña imprenta en 1837. El imsmo año empezó á usar los cilindros de cola, que fabricaba un francés, y al año siguiente acertó á hacerlos por sí mismo, debiendo por lo mismo ser considerado como el introductor de ese ingenioso descubrimiento que ha causado une revolucion completa en la tipografia. En 1837 imprimió “L’Universel,” periódico en francés, y luego el “Diorama” y el “Almacen Universal,” periódicos literarios ; en este último se vieron por primera vez grabados en madera. Publicó igualmente el “Repertorio de literatura y variedades”11 en que tambien por primera vez se vió aplicar la litografía para embellecer les periódicos, porque antes solo se habian publicado algunos retratos. Gonzalez no solo imprima sus periódicos, sino que los redactaba ; y no se ha conocido oficial de caja que le aventaje en velocidad. Era tambien corrector, y llegó á alcanzar tal conocimiento de la lengua francesa, que muchas veces se le vió tener á la vista un original francés, y verificar al mismo tiempo la traduccion y la composicion, saliendo de su compenedor une forma en castellano. Imprimió tambien varias obras elementales, con la mayor limpieza y correccion. Segun el testimonio de cuantos le conocieron, sus raras prendas le habrian elezado bien pronto al primer lugar entre los impresores de México : mas por la mas lamentable desgracia, yendo á Toluca en diligencia, volcó esta en el camini, y Gonzalez recibió tan grave contusion en la cabeza, que pocos dias despues falleció el 15 de Febrero de 1842.

Un año despues, en 1843, vino á México une pequeña imprenta inglesa destinada á la edicion del periódico español, “La Hesperia.” Fué de corta duracion, y no era abundamente ni bien surtida ; pero debe mencionarse, porque ademas del periódico produjo algunas obritas muy notables por su correccion y limpieza. Reinaba al mismo tiempo en ella el órden mas perfecto, debido todo á la eficacia y conocimientos de su director D. Leandro Covarrubias, antiguo é inteligente tipógrafo, y conocido todavía mas ventajosamente como corrector, cuyo oficio desempeña hoy en el establecimiento de los Sres. F. Escalante Compañia.

D. José Mariano Fernandez de Lara fundó hace muchos años el establecimiento que aun posee (calle de la Palma núm. 4), y ha venido á ser un inmenso depósito de caractéres, de que una direccion inteligente pudiera sacar mucho partido. Algunos trabajos notables ha producido esta oficina, y entre ellos debe citarse le bellísima edicion del Pablo y Virginia12 y la Cabaña indiana, publicada en 1843 en un tomo 8.° mayor13 ; si bien es cierto que la mejor parte de la obra pertenece á la litografía. Publicó tambien el Sr. Lara en 1844 los dos tomos del “Liceo Mexicano,” uno de los periódicos literarios mejor redactados que hemos tenido ; y luego (aunque no por su cuenta) los obras del Sr. Alaman en 8 tomos 4.° (1844-52.) Es de notar que en tan valioso establecimiento no se haya dado entrada á las prensas mecánicas, que ya poseen otras casa de menos categoría.

En 1832 tuvo principio el vaste establecimiento tipográfico que hoy existe en la calle de los Rebeldes núm. 2, y pertenece al Sr. D. Ignacio Cumplido. La industria del propietario, y sobre todo sus hábitos de órden y economía, eleveron bien pronto su casa hasta ocupar el primer lugar entre las imprentas de México. No tanto se ha distinguido por ediciones brillantes, cuanto por la general limpieza y perfeccion en todas las que produce, lo cual ciertamente es preferible. Ha publicado diversos periódicos literarios muy apreciables, como “El Mosaico, El Museo y el Album Mexicanos,” y aun sostiene el diario político, titulado : “El Siglo XIX,” que salvo algunas interrupciones, cuenta catorce años de existencia. Para imprimir este periódico se introdujeron por primera vez en México en 1845 las prensas mecánicas, que tanto se han propagado posteriormente. Allí se ejecutó tambien por primera vez la impresion en porcelana (carton), y por mucho tiempo no renonoció rival esta casa en cuanto á impresiones de lujo. Hubo antes anexo al establecimiento, un taller de grabado en cobre y madera, y una litografía ; pero todo esto ya no existe. Situado en un local espacioso y bien distribuido, sujeto en todo al mas perfecto órden y arreglo, esto establecimiento es visitado con gusto por muchas personas, y honra ciertamente á su propietario.

D. R. Rafael, español, venido de los Estados-Unidos á México en 1844 con destino al establecimiento del Sr. Cumplido, donde trabajó algun tiempo y contribuyó mucho á sus adelantos, formó por su cuenta desde 1846 un establecimiento pequeño que progresó de un modo notable, gracias á la actividad del dueño y á sus conocimientos en todos los ramos des arte. Sobresalió con especialidad en el desempeño de las impresiones de colores, de que es preciosa muestra la “Novena al Sagrado Corazon de Jesus,” impresa en 184614 ; nadie lo ha igualado en este género de trabajo, que apenas se usa ya, sin duda por su dificultad y costo. El “Sermon predicado en Morelia (1850) por el Sr. Munguía,” es una edicion magnífica que honraria á una prensa parisiense, aunque á mi juicio no está exenta de ciertas faltas de gasto[.] Publicó Rafael diversos periódicos religioso-literarios, y fundó á fines de 1849 el diario político “El universal,” que aun existe, y ha ejercido grande influencia en los acontecimientos de estos últimos años, habiendo sido Rafael por mucha tiempo su director y uno de los redactores principales. La inclinacion mezclarse en la política, que le valío un destierre en 1851, y el haber emprendido otros de que Rafael descuidase un establecimiento que debia haber sido el primero de la República, y acabó por venderlo en Julio de 1854 á los Sres. F. Escalante et C.a que hoy lo poseen, y sostienen dignamente el nombre de la casa, habiendo introducido en ella el mejor órden y economía. Debe decirse en honra de esta imprenta que siempre se ha distinguido por la buena moral de las obras que han salido de sus prensas.

[Continuará.]

Tipografia mexicana par Joaquín García Icazbalceta (2/2)

TIPOGRAFIA MEXICANA.

[Articulo tomado del Diccionario universal de historia y de geografia.]

(Concluye.)

El Sr. Segura Argüelles posee hoy la imprenta que fundó D. I. David. Su principal publicacion es el periódico político “El Omnibus” que ha alcanzado gran circulacion entre las personas poco acomodadas, y par lo misma ha influido mucho en los últimos sucosos políticos. — La antigua imprenta de “La Voz de la Religion” qua fué de los Sres. F. Pomar y C.a , pasó despues á ser propiedad del Sr. D. Tomás S. Gardida. Esta oficina se ha dedicado principalmente á publicaciones religiosas y á libros para uso de los eclesiásticos : antes sostuvo largo tiempo el periódico quo diá nombre al establecimiento.

Los Sres. Murguía y C.a y J. R. Navarro, poseen asimismo dos establecimientos considerables : han preferido tomar al siglo actual por su flaco, reduciendo el precio de las impresiones hasta un punto antes desconocido ; pero esto no ha podido naturalmente ejecutarse sino con grave detrimento del arte, que pudiera estar muy quejoso de ellos.

Las imprentas que hoy existen en México son las siguientes : Sres :

1. D. Ignacio Cumplido. Calle de los Rebeldes núm. 2.
2. Concurso de D. Andrés Boix. Bajos de S. Agustin núm. 6.
3. D. Sixto Casillas. Rinconada de Santa Catarina Mártir núm. 4.
4. D. José Mariano Fernandez de Lara. Calle de la Palma núm. 4.
5. D. Vicente García Torres. Calle de Cordobanos núm. 5.
6. D. Juan R. Navarro. Calle de Chiquis núm. 6.
7. D. Tomás S. Gardida (La Voz da la Religion) calle du San Juan du Letran núm. 3. 7 [sic pour 8]. D. Manuel F. Redondaa. Calle de las Escalerillas núm. 3.
9. F. Escalante y C.a Calle de Cadena número 13.
10. D. Luis Abadiano y Valdés. Calle de las Escalerillas núm. 13.
11. D. Manuel Murguía y C.a Portal del Aguila de Oro. (Despacho).
12. D. Santiago Perez. Calle del Angel número 2.
13. D. Ignacio Lovis Moroles, Calle do Santa Teresa la Antigua núm. 5.
14. V. Corralde y C.a Calle de Medinas número 6.
15. D. Vicente Segura Argüelles. Calle de Cadena núm. 10.
16. D. Luis Heredia. Calle de D. Toribio núm. 10.
17. D. Francisco Amaro. Calle 3.a de Santo Tomás núm. 8.
18. D. Manuel Castro. Calle de las Escalerillas núm. 7.
19. D. Silverio Ayala. Calle de Santa Clara núm. 2 (imprenta de tarjetaz).
20. D. Federico Bello. (Correo de España), Calle Nueva, núm. 5.
21. D. Luis G. Inclán. Calle de San José el Real núm. 7. (Despacho.)

Fuera de esta capital existen una ó mas imprentas en los lugares siguientes : Aguascalientes, Campeche, Chiapas, Chihuahua. Ciudad Victoria, Culiacan, Durango, Gundalajara, Guanajuato, Guaymas, Jalapa, Leon, San Luis Potosí, Matamoros, Mazatlan, Mérida, Monterey, Morelia, Oajaca, Orizava, La Paz, Puebla, Querétaro, Saltillo, Tabasco, Tampico, Tixtla, Toluca, Ures Veracruz, Zacatecas y Zamora.

Las imprentas de los departamentos se ocupan generalmente en la publicacion de periódicos, que son por lo comun oficiales, y en la de folletos de circunstancias, siendo muy pocas las obras do otra clase que imprimen.

Las prensas y demas útiles que se emplean en la República, son casi esclusivamente importados de los Estados-Unidos. Los caracteres tienen en su mayor parte la misma procedencia : se usan tambien bastante los de Francia, y muy rara vez los de Inglaterra y Bélgica. La España de quien no há medio siglo dependian enteramente nuestras imprentas, hoy nada nos envia.

El Sr. Decaen desempeña con bastante perfeccion las obras de estereotipía que se le encargan, y su establecimiento es muy útil á los impresores.

GRABADO EN MADERA.

Poco uso so ha hecho hasta ahora en México de este utilísimo auxiliar de la tipografia. Por los años de 1840 grababa no muy primorosamente un español llamado D. S. Veza. Mas adelantz hubo en la casa del Sr. D. R. Rafael un grabador aleman, D. A. Heimburger, de quien se publicaron en el “Espectador de México” algunos grabados bastante buenos. Heimburger, marchó á Europa en 1852 dejando en su lugar á D. Miguel Pacheco, que á mi entender es ahora el único que desempeña esta clase de trabajos.

Hemos tenido sin embargo un buen grabador en madera, como lo es el mismo D. R. Rafael. Dejó en su casa preciosas muestras de su habilidad en este arte, al que se dedicaba poco, y al fin lo abandonó enteramente. Tambien durante su permanencia en el establecimiento del Sr. Cumplido hizo diversos grabados para al “Museo Mexicano.”

En la Academia Nacional de San Cárlos acaba de establecerse esto nuevo ramo de enseñanza, en que el deseo de numerosos discípulos. Existe, sin embargo el inconveniente de no haberse encontrado madera de box en nuestro país, á lo que se agrega la falta de papel y tinta á propósito para obtener escelentes impresiones. Tales obstáculos deben retardar todavía el progreso de un arte tan útil como bello.

GRABADO EN LAMINA.

Hubo antiguantento esta clase en la Academia de San Cárlos ; mas solo conozco de notable la Vista de la plaza mayor du México en 1809. Son indignas de mencion las detestables láminas que solian grabarse en los siglos XVII y XVIII, como las que acompañan la edicion de las “Cartas de Cortés,” publicada por el Sr Lorenzana, y los santos que solian venderse en la calle de la Profesa.

El año pasado se ha establecido nuevamento en la Academia la enseñanza de este arte, bajo la direccion de un hábil grabador inglés, Mr. Periam. El tiempo trascurrido no es bastanto para poder juzgar los progresos de sus discípulos. Tambien en este género de grabado tenemos que hacer mencion de nuestro D. R. Rafael. Muy poco trabajó en él ; pero es digno de notarse que construyó por sí mismo, y casi inventó una pequeña máquina para grabar estampas de medallas imitando relieve, estilo que lleva el nombre de Colas. Despues de muchos ensayos logró resultados bastante satisfactorios. Ví trabajar su máquina y aun conservo algunas pruebas que me dío. Por desgracia abandonó la empresa cuando habia vencido los mayores dificultades, solo por entregarse á la política.

Los Sres. L. Prelier y Dubeille Prelier é hijo son conocidos hace largos años como grabadores de tarjetas, sellos &c., lo que ejecutan con perfeccion.

LITOGRAFIA.

Tratándose de bosquejar la historia de la tipografía mexicana es preciso dar un lugar á la litografía, tanto por el auxilio que mútuamente se prestan, como por la perfeccion que esta última ha alcanzado entre nosotros.

No he podido averiguar á punto fijo quién fué el introductor de este arte. Las probabilidades están en favor del Sr. D. Lúcas Alaman, aunque otros defienden á D. Jacobo Villaurrutia. Dejando por ahora indecisa la cuestion, me limitaré á presentar una breve reseña de las vicisitudes posteriores del arte, copiando al efecto los apuntes que tuvo la bondad de franquearme nuestro distinguido litógrafo el Sr. D. Hipólico Salazar.

“En el año de 1830, D. Mariano Contreras. pensionado de la Academia de San Cárlos y posteriormente corrector de dibujo en la misma, litografió bajo la direccion de D. Ignacio Serrano el dibujo alegórico que adornaba el convite con que la junta patriótica citó para los actos quo solemnizaron aquel año el aniversario del 16 de Setiembre, siendo el mismo Sr. Serrano quien lo escribió é imprimió. A continuacion so litografió é imprimió por los mismos un dibujo del árbol de la cera para una memoria sobre su cultivo, que se publicó entre otras de agricultura, artes y manufacturas.

“Aunque estas fueron las primeras obras de litografía que se publicaron, no eran sin embargo las primeras que se hacian, pues con mucha anterioridad se habia ensayado hacer una obra de antigüedades mexicanas.

“D. Pedro Patiño, director de escultura en la Academia citada, y en cuyo taller se hicieron las dos primeras obras mencionadas y otras que por entonces se emprendieron, quedó tan sorprendido de la facilidad con que podian reproducirse los dibujos, que tomó mucho empeño en que se estableciera este nuevo ramo de enseñanza en la misma Academia bajo la direccion del Sr. Serrano, y al efecto consiguió en 1831 que se dotara la plaza de director y un pensionado dibujanto que lo fué D. Vicente Montiel ; despues, á principios de 1832 se aumentó otro pensionado para impresor, cambiando la pension de dibujante en D. Diódoro Serrano.

“Por este tiempo algunos particulares se ocupaban aisladamente en este ramo, entre otros D. José Antonio Gomez, que publicó varias piezas de música y un método de piano. El poco conocimiento que en general habia de los procedimientos de este arte, hacia que al practicar se tropezase á cada momento con dificultades casi invencibles ; pues aunque en Francia estaba ya muy adelantado, no habia quien nos trasmitiera esos progresos, y solamente podiamos contar con las nociones que algunos estranjeros residentes en el país habian adquirido en Europa, cuando el arte estaba en su infancia.

“Durante este período, hasta 1837, deben citarse las estampas litográficas que se hicieron para el “Mosaico Mexicano” y el “Recreo de las Familias,” ejecutadas en el establecimiento de Rocha y Fournier, único que á la sazon existia, pues ya el de la Academia se hallaba nulificado.

“A principios de 1838 se estableció en esta capital una litografía francesa venida directamente de Paris, y entonces se vieron en México obras desempeñadas casi con la misma perfeccion que en Europa. Pueden citarse entre las de dibujo, la vista de Chapultepec litografiada por Mr. Federico Mialhe, dibujante del establecimiento ; y entre las do escritura, algunas facturas para uso del comercio, pues aunque se circularon otros trabajos en que se veian viñetas de mucho gusto, éstas habian sido hechas en Paris, por artistas de reputacion, como Collette, &c., y solo trajeron trasportes de ellos que aun existen. Mr. J. Decaen, como impresor de la casa, contribuyó mucho al buen resultado de las obras.

“Corta fué la duracion de ese establecimiento, pues desavenidos al dibujante y el impresor, no pudo continuar, y este último buscó un sócio, que halló en Mr. Baudouin, con cuyo nombre se anunció otro establecimiento litográfico, muy inferior por cierto al antorior, pero que tuvo la ventaja de estar mas en contacto con los mexicanos dedicados á la misma profesion, y entonces fué cuando D. Hipólito Salazar, que antes habia sido discípulo de la Academia, adquirió conocimientos mas ciertos de este ramo, en términos de que en 1840 pudo establecerse por sí solo, aumentando la reputacion de su casa con la práctica que ha ido adquiriendo.

“Aunque la companía de Baudouin y Decaen se disolvió en 1840, le succedió otra de Masse y Decaen, durante la cual se publicaron el “Quijote,”15 el “Gil Blas,”16 la “Historia de Napoleon,”17 &c. con muchas litografías ; pero habiendo cesado tambien esta compañía, D. Ignacio Cumplido compró á fines de 1843 el establesimiento, que siguió dirigido por el mismo Mr. Decaen, hasta que posteriormente lo compró este señor, que en la actualidad lo posee.

“A mediados de 1839, Rocha y Fournier se asociaron con D. Mariano Jimeno, dibujante, y compraron el material del establecimiento francés que vino de Paris en 1837. Entre las obras notables que hicieron fué una las estampas que acompañan el Manual de Geología por D. Andrés del Río ((Manual de geología : extractado de la Lethaea geognóstica de Bronn, con los animales y vegetales perdidos, o que ya no existen, más característicos de cada roca y con algunas aplicaciones a los criaderos de esta República, para uso del Colegio Nacional de Minería / por el ciudadano Andrés Manuel del Río. Con 27 estampas litográficas de los animales y vegetales perdidos, o que ya no existen, más característicos de cada roca y con algunas aplicaciones a los criaderos de la República Mexicana, [S.l.] : [s.n.], 1841, 1 vol. (VIII-66 p.) : XXVII f. de pl. ; 26 x 34 cm)).

“Otras varias personas han tenido establecimientos de poca duracion, y hoy puede decirse que se hayan cimentados los de Mr. J. Decaen, D. H. Salazar, D. M. Murguía y D. L. Inclan.”

Poco tengo que añadir á los apuntes que preceden. La litografía ha hecho grandes progresos, y sus obras rivalizan con las europeas, dejando atras las de los Estados-Unidos. Los establecimientos mas acreditados son los de los Sres. Decaen y Salazar. Ambos ejecutan tambien el grabado en piedra con punta de diamanto, introducido hace poco en esta capital.

No será tal vez fuera de propósito terminar este artículo con una breva reseña de las causas del poco incremento de nuestra tipografía comporada con la de otros paises. Sea la primera el alto precio y la escasez de papel. La calidad del que comunmente se fabrica en el país es muy poco satisfactoria ; y aunque tambien le hay bastante bueno, solo es á un precio que ningnna edicion puede costear. El estranjero es mejor y resulta mas barato ; pero ofrece el gravísimo inconveniente de exigir el empleo de un capital considerable con muchos meses de anticipacion ; desembolso que pocos impresores se hallan en estado de efectuar, y se prefiere por lo mismo pedir diariamente á la fábrica el necesario, tomando para el producto tambien diario del establecimiento. A esto deben en gran parte su prosperidad nuestras fábricas de papel ; pero no han de olvidar, que siendo la tipografia quien las sostiene, está en su interes fomentarla, proporcionándole papel mejor y mas barato. En vano se empleará el mayor esmero y los mejores tipos y máquinas para obtener una edicion bella, si el papel no es de buena calidad ; y, aunque, cueste pena confesarlo, no puede negarse, que el que las fábricas del país produce á un precio sufrible, deja todavía bastante que desear.

Entorpece tambien mucho el progreso de la tipografía, la necesidad de traer del estranjero casi todos los útiles que ella emplea. No hay medio de satisfacer una necesidad del momento : es preciso aguardar seis ó mas meses los caractéres é útiles que hacen falta, y despues de carecer tanto tiempo del importo de ellos, que se adelantó al hacer el pedido, no es raro que venga una cosa por otra ó las fundiciones incompletas, resultando todo inservible. A pesar de la exencion de derechos, los gastos de remesa son muy considerables ; y como el deterioro de una imprenta es muy grande y continuo, representa un gasto anual de mucha cuantía, que naturalmente refluye de un modo fatal sobre los costos de las impresiones. Seria un grande alivio tener en el país siquiera la fundicion de caractéres comunes. Tiempo ha se concedió un privilegio esclusivo para establecerla ; pero hasta ahora no se ha verificado, y parece que va despacio el asunto.

Todo pudiera quedar compensado, si el número de lectores fuera mas crecido, y repartiéndose el mayor costo entre gran cantidad de ejemplares, viniera á hacerse insensible en cada uno de ellos. Pero siendo tan cortas las tiradas, que á escepcion de los periódicos rara vez pasan de 500 ejemplares y muchas veces no llegan á este número, de que solo una parte se vende, por necesidad resulta muy elevado el precio para el público. Esto á su vez retrae á los compradores, y forma un círculo vicioso de que cuesta gran trabajo ir saliendo, pues no se bajan los precios por falta de lectores, y no crece el número de éstos porque los precios son subidos. Solo el tiempo puede ir remediando poco á poco este mal, pues algunas grandes empresas intentadas en estos últimos años, cuya base era la estraordinaria baratura para aumentar de un golpe los lectores, han tenido un resultado fatal. Debe añadirse sin embargo, que para ello ha habido otra causa poderosa, cual es el nuevo giro que va tomando una parte de la librería española, de que han de venir graves daños á la tipografía mexicana. Se ha introducido en España la costumbre de publicar multitud de obras por números semanarios y aun diarios á un precio insignificante. Las tiradas son muy crecidas, y el aumento de dos ó tres mil ejemplares cuesta muy poco mas que el valor del papel. El consumo de España asegura la existencia de la publicacion, y el sobrante de les dos ó tres mil ejemplares se envia á las Américas, en especial á México, adonde se admiten libres de derechos, siendo así que debian pagarse bastante fuertes si no introdujera la misma cantidad de papel blanco. Resulta, pues, que el precio de estas obras repartidas en México por suscricion, puede fijarse en el del simple papel blanco, y aun así producen una buena utilidad á los propietarios, puesto que la libertad de derechos compensa con mucho esceso el pequeño costo de la impresion, en los terminos indicados.

Es imposible que de este modo nuestra tipografía éntre á competir con las ediciones españolas de cierta clase de obras. Mas no contenta aún la España, pretende, segun se dice, celebrar un tratado de propiedad literaria que acabo de arruinar nuestras imprentas, prometiendo solamenta en cambio una reciprocidad ilusoria. No se comprende la necesidad de ese tratado, ni las ventajas que han de resultarnos de él ; bien podemos continuar siquiera como hasta aquí, ya que no se ponga algun estorbe á la publicacion (por suscricion) de obras impresas fuera del país.

A pesar de todo lo que va espuesto, se ha notado de algun tiempo á esta parte una baja considerable en los precios de tan impresiones ; pero desgraciadamente ha venido por el peor camino : el de la diminucion consiguiente en la retribucion de los operarios. La falta de asignaciones competentes produce por supuesto un aumento de privaciones en las pobres familias de los obreros, y ejerce una influencia fatal en la moralidad de éstos. El arte tambien retrocede, pues nadie trabaja bien por mezquina paga. Muchos establecimientos economizan tambien el corrector de pruebas, y vemos los resultados en las incorrectas ediciones que producen. No hay que buscar verdadero progreso por tan errado camino : más se avenzará por medio del órden y de una severa economía en las oficinas, pues no es raro ver en muchas partes el sistema mas constante de agresion contra los sueldos de los operarios, marchando al par con el mayor desperdicio y abandono de todos los efectos y útiles del establecimiento.

México, Mayo 12 de 1855. — J. G. I.

Réponse de Joseph Decaen

La lecture de cet article fit réagir l’imprimeur-lithographe français Joseph Antoine Decaen (18..-1866)18, propriétaire de l’Establecimiento litografico de Decaen de Mexico, éditeur de México y sus alrededores. Coleccion de monumentos, trajes y paisajes = Mexico et ses environs. Collection de vues, monuments et costumes qui estimait que son rôle n’était pas assez mis en avant. Le périodique mexicain “El Siglo XIX”, fit paraître dans son numéro du 30 juin 185519 sa lettre qui lui permettait de revenir sur le rôle qu’il a eu dans l’introduction de la lithographie au Mexique.

Joseph Decaen était un parisien arrivé au Mexique en 1837. Il travailla dans l’atelier lithographique de Frédéric Mialhe. Il s’associa avec Auguste Massé, dans les années 1840 et édita d’importantes éditions illustrées comme : Don Quijote, Gil Blas, Historia de Napoleón, ou la fameuse oeuvre de Pedro Gualdi, Monumentos de México. Au cours de la décennie suivante, il s’associa avec Auguste Debray, directeur de l’atelier lithographique le plus prestigieux du Mexique où se formèrent de nombreux artistes qui marquèrent l’art mexicain, comme : Casimiro Castro, L. Campillo, Louis Aude, M. Serrano et J. Rodríguez.

México y sus alrededores
México y sus alrededores

LA LITOGRAFIA EN MEXICO. — El Sr. Decaen nos ha dirigido la carta siguiente, que tiene bastante interes para la historia del arte en México :

“Señores editores del Siglo XIX. — Su casa, Junio 27 de 1855. — Muy señores mios : Suplico á vdes. tengan á bien publicar en las columnas de su diario, las siguienes líneas, que con esta fecha dirijo á los señores editores del Diccionario universal de historia y de geografia.

“Señores editores. En la entrega nùmero 167 de su interesante publicacion, he visto un artículo sobre la tipografia mexicana, firmado J. G. I20, no puedo ménos de suplicarles me permitan hacer algunas ampliaciones á la última parte de dicho artículo, en que trata de la litografia, tanto por lo que puede importar para la historia de la introduccion en México de aquel arte, como por mi buen nombre.

La primera litografia fundada en México y que merezca el nombre de tal, se estableció á principios de 1838, aunque desde 35 se habia formado el proyecto de plantearla ; pero la falta de fondos obligó á retardarlo hasta la época dicha, en que el Sr. Magnan adelantó un capital de 8.000 pesos para su realizacion, poniéndose al frente del establecimiento el Sr. Mialhe21, dibujante en piedra, y yo. La tarjeta en que se anunciaba la apertura del establecimiento, llevaba los nombres de Mialhe, Decaen y Compañiá. Ambos estábamos contratados por espacio de diez años, el Sr. Mialhe como dibujante y gefe del establecimiento y yo como director de los trabajos de dibujo lineal, escritura en piedra, impresiones y fabricacion de los productos necesarios.

Creo poder decir, sin temor de verme desmentido, que á mi llegada á México, estaba en pañales el arte litográfico ; sus principales procedimientos y secretos eran del todo desconocidos, y aun los trasportes de una piedra á otra, que son de tanta utilidad, fueron introducídos por mí : estos procedimientos no fueron empleados aquí sino hasta 1838 en el mes de Abril, cabalmente el mismo en que con anticipacion de cerca de medio siglo, hacia Aloys Senefelder el descubrimiento precioso de aquel arte nuevo, que da tanta utilidad ha sido para el comercio, las ciencias y las artes.

Dos meses despues disolvióse la sociedad, y el establecimiento decayó hasta el extremo de tener que cerrarse, no obstante los repetidos esfuerzas del Sr. Mialhe y de la cooperacion que quiso prestarle el Sr. Fournier22, socio de otro establecimiento á cuyo frente figuraban él y el señor Rocha23.

Yo por mi parte, asociado con el Sr. Baudouin24 me puse al frente de una nueva litografía, cuyo material puede decirse que era todo mexicano, pues las prensas fueron construidas aquí conforme á los dibujos que hice al efecto, y aunque como dice con verdad el señor J. G. I., el nuevo establecimiento era inferior con mucho en lo que respecta al material, á aquel que acababa yo de dejar, los trabajos dados á luz en él fueron infinitamente superiores á cuanto hasta entonces se habia visto en la repùblica.

En aquella época, las dificultades suscitadas entre México y Francia produjeron un rompimiento, cuya consecuencia fué para los hijos de este pais, la espulsion del territorio mexicano25. Envuelto en la proscripcion general, me ví precisado a abandonar mi establecimiento, y durante mi ausencia quedó á cargo del Sr. D. H. Salazar26, que trabajaba en él hacia ya algun tiempo. En honor de la justicia debo decir que el encargado de la litografía la dirigió con inteligencia y supo aprovechar las nociones que solo yo poseía de los secretos del arte, y que le comuniqué para ponerle al corriente.

Volví en Mayo de 1839, y me puse de nuevo al frente de mi casa, en la que siguió trabajando el Sr. D. H. Salazar, con dos hermanos y otro pariente suyo, que como él, deseaban ponerse al tanto de los procedimientos nuevos que empleaba yo, y eran desconocidos en esta capital. Al año siguiente disolví la sociedad que tenia con el Sr. Baudouin, y formé otra con el Sr. D. A. Messe.

Entónces tuve el sentimiento de ver que por un punible abuso de confianza, el artesano que habia construido las prensas litográficas para mi establecimiento, y cuyos dibujos le habia dado yo mismo, fabricó otras dos, copiando mis modelos, para el Sr. Salazar, que se estableció por su cuenta propia. En esa época publiqué al Quijote27, y desempeñé todos los trabajos que en el ramo de litografía se me encomendaron, mereciendo mencion especial por los numerosos y bien desempeñados, los que acompoñaron á las publicaciones del Sr. D. Ignacio Cumplido28, para quien he trabajado desde aquella fecha.

En 43, este señor compró el material de mi establecimiento que seguí dirigiendo hasta fines de 47 que salí para Francia con objeto de ponerme al alcance de los increibles adelantos del arte : volví en 48 con el mismo Sr. Cumplido29, que introdujo mejoras de gran consideracion, como nuevos modelos de prensas, máquina de numismática y de ondulaciones, y otras, importando al propio tiempo la estereotipia, de cuyos procedimientos me puse al tanto en mi viaje, y los primeros trabajos que en este ramo hice en México, fueron para el mismo Sr. Cumplido, á quien cedí el material. Algunas muestras presenté de estereotipias hechas por mí, en la esposicion de industria del último año, y por ellas me honró la junta calificadora con una medalla de plata, que recibí con gratitud y de que me envanezco. Entonces ejecuté los primeros trabajos de cromo-litografia para el Presente Amistoso que publicó el Sr. Cumplido, trabajos que me parece no desbió dejar pasar inadvertidos el señor articulista.

Aunque tal vez no sea del caso, no puedo ménos de rectificar la especie asentada por el señor articulista, de que D. R. Rafael inventó casi una pequeña máquina de Colas30. La máquina de que habla el autor ecsiste todavía en el establecimiento de los Sres. Escalante y Ca.31, y no puede hacer mas que líneas rectas : esa misma máquina fué traída de los Estados-Unidos, y aquí trató de armarla el Sr. D. R. Rafael, lo que no consiguió por estar hecha pedazos. El verdadero introductor de las máquinas de ese sistema, fué el Sr. D. Ignacio Cumplido ; el primer trabajo hecho con ella salió de su establecimiento ; dicho trabajo es el retrato de D. Agustin de Iturbide en la portada de una obra del Sr. Pacheco, describiendo la traslacion á esta capital de la cenizas del Libertador.

Antes no fué nunca conocida esta máquina en México. Para concluir diré que habiéndome cedido el material de la litografia el Sr. Cumplido, la abrí por mi propia cuenta, aunque siempre encargadode sus trabajos y en ella desempeño toda clase de obras, algunas de las cuales he tenido la satisfaccion de verlas comparadas con las de la misma clase hechas en Europa, y todas han parecido siempre superiores á las de las demas litografias de mis cofrades, debido acaso á la eficaz cooperacion de loa jóvenes mexicanos que se han formado en mi establecimiento, y que me secundan en los trabajos que emprendo de doce años á esta parte : citaré entre ellos á los Sres. C. Castro, Campillo y M. Gomez, como dibujantes los primeros y como escribiente y grabador en piedra el tercero, y tambien á la mayor parte de las personas que figuran en clase de directores al frente de los establecimientos litográficos de México y otras cuidades.

Como muestra de los adelantos que he introducido en el arte, debo citar las facturas, libranzas y tarjetas que imprimo diariamente para uso del comercio y de los particulares, y como trabajo artístico las colecciones de vistas de México y sus alrededores, impresas á dos tintas y de color, y que ha juzgado dignas el señor ministro da fomento de figurar entre los envíos de México á la esposicion universal de Paris32.

No me ha movido, señores editores, á hacer las ampliaciones que anteceden, un esceso de amor propio, sino el desconsuelo que causa á un artista ver ignorados ó desconocidos sus afanes por los progresos del arte. — J. DECAEN.”

Réponse de Joaquín García Icazbalceta

Dans le n° 2386 du 10 juillet 1855 du même périodique33, Joaquín García Icazbalceta répondait à la lettre de J. Decaen pour expliquer la nature de son projet initial et clore le débat.


— LA LITOGRAFIA EN MEXIC0. — El autor del artículo “Tipografia mexicana” publicado en el Diccionario de Historia y geografia, ha dirigido á los señores del Universal la carta siguiente :

S. C. Julio 5 de 1855.

Muy señores mios : Por medio del apreciable periódico de vdes. deseo dar algunas esplicaciones al Sr. Decaen con motivo del artículo que dirigió á los señores editores del Diccionario de historia y de geografia, é hizo insertar en el Siglo XIX.

Comenzaré por recordar al Sr. Decaen que en el articulo de Tipografia mexicana que escribí para el citado Diccionario, solo traté de la litografia por incidente, como allí mismo lo dije, y no señalé én particular ningun trabajo de loa actuales litógrafos. Solo en el caso de haberlo hecho respecto de algunos, omitiendo los del Sr. Decaen, pudiera éste quejarse de que menospreciaba sus esfuerzos en favor del arte. Con mucho gusto los reconozco, y aprecio debidamente sus obras, las que, ciertamente, no necesitan de mi pobre recomendación para ser conocidas y estimadas del público.

Anduve muy escaso de noticias acerca de la introduccion do la litografia en México, y ni aun pudo fijar à quién se debió primeramente. Dije lo que supe, gracias à los apuntes que se me franqueron por la persona que allí señalé. Ahora, el Sr. Decaen, ampliando y_rectificando esas noticias, ha hecho un servicio al público y á mí en particular.

La maquina de Colas, tal como hoy ecsiste en los establecimientos de los Sres. Decaen y Salazar, (y no sé si en alhun otro) no dudo fuera introducida por el primero, puesto que así lo dice. Mas puedo asegurar que el Sr. Rafael trajo ó construyó àntes una maquinita, de que se servia para grabar medallas, cuyo aspecto era igual à las que produce la máquina de Colas ; grababa en cobre por medió del aguafuerte ; le ví usar muchas veces de dicha máquina y aun me dió varias pruebas, todavia imperfectas, de una medalla con el busto de Napoleon, cuyo original era una medalla acuñada de mucho relieve. Cierto es que la máquina no servia para todos los usos que las actuales ; pero es indudable que producia, no solo líneas rectas, sino tambien curvas, puesto que de la disposicion de éstas nace la admirable apariencia de relieve que tienen los grabados de Colas. Quisá quiso decir el Sr. Decaen que no producia paralelas curvas, y para eso, en efecto, no estaba dispuesta aquella máquina. La otra que el Sr. Decaen menciona como ecsitente hoy en el establecimiento de los Sres. Escalante y C.a y que solo produce lineas rectas, es muy distinta y la conozco bien. Consta de un solo buril, cuando las de Colas tienen dos, (á lo ménos para originales en relieve) y aun está sirviendo ó servia hace poco para grabar los fondos de los billetes de la lotería. Es tosca y de construccion muy simple : no era esta á la que me referí en mi artículo.

Deseo que el Sr. Decaen se dé por satisfecho con estas explicaciones ; y le estimaria que si aun tiene mas noticias acerca de la historia en nuestro pais del arte que profesa, hiciera el servicio de comunicarlas al público.

Soy de vdes., señores editores, atento seguro servidor Q. SS. MM. B. — J. G. I.”


Sources

Pour aller plus loin

Notes

  1. L’article est paru dans les numéros 463 et 465 des 6 et 8 juin 1855 : J. G. I. [Joaquín García Icazbalceta], « Tipografia mexicana », El Universal : periodico politico y literario, 6 junio 1855, t. XII, n° 463, p. [1]-2. Disponible en ligne, url : <http://www.hndm.unam.mx/consulta/resultados/visualizar/558a374f7d1ed64f16d671ae?resultado=1&tipo=pagina&intPagina=1&palabras=universal%3BDiccionario_universal_de_historia_y_de_geografia> ; J. G. I. [Joaquín García Icazbalceta], « Tipografia mexicana », El Universal : periodico politico y literario, 8 junio 1855, t. XII, n° 465, p. [2]-3. Disponible en ligne, url : <http://www.hndm.unam.mx/consulta/publicacion/visualizar/558a374f7d1ed64f16d673db?intPagina=2&tipo=pagina&palabras=Siglo+Diez+y+Nueve+El%3Bdecaen&anio=1855&mes=06&dia=08>. Il s’agissait d’une republication de : Joaquín Garcia Icazbalceta, « Tipografía mexicana », dans : Manuel Orozco y Berra (coord.), Diccionario universal de historia y de geografía, México : Tip. de Rafael, 1853-1836, t. 10, p. 376. Sa parution avait été annoncée dans le tome XII, n° 457 de El Universal : periodico politico y literario du 31 mai 1855, p. 2. Disponible en ligne, url : <http://www.hndm.unam.mx/consulta/publicacion/visualizar/558a374f7d1ed64f16d66ef1?intPagina=2&tipo=pagina&palabras=universal%3BTipografia_mexicana&anio=1855&mes=05&dia=31>. []
  2. Voir Colaboradores de Wikipedia, « El Siglo Diez y Nueve », Wikipedia, La enciclopedia libre, 2018. Disponible en ligne, url : <https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=El_Siglo_Diez_y_Nueve&oldid=106070525>. []
  3. Sauf ceux des titres d’origine de El Siglo XIX. []
  4. Augustin Calmet ; Henri François de Vence, Sagrada Biblia, en latin y español, con notas literales, críticas é históricas, prefacios y disertaciones, sacadas del Comentario de D. Agustin Calmet … del abad Vence y de los mas célebres autores, para facilitar la inteligencia de la Santa Escritura… 1. ed. mejicana, enteramente conforme a la cuarta y ultima francesa del año de 1820, Méjico : Galvan, 1831-1833, 25 vol. ; 24 cm. []
  5. Febrero mejicano : ó sea la libreria de jueces, abogados y escribanos que refundida, ordenada bajo nuevo metodo, adicionada con varios tratados y con el título de Febrero novísimo / dió á luz D. Eugenio de Tapia, nuevamente adicionada con otros diversos tratados y disposiciones del Derecho de Indias y del Patrio por el Lic. Anastasio de la Pascua, México : Imprenta de Galván a cargo de Mariano Arévalo, 1834-1835, 10 vol. ; 22 cm.. Le “février mexicain” (1834-1835), en neuf volumes, était un ouvrage de référence obligatoire pour les juristes mexicains du XIXe siècle, car il s’agissait d’une compilation exhaustive de la législation indienne. Il a été complété par Anastacio de la Pascua avec une législation nationale, conformément à ce qui commençait à être la République après 1821. []
  6. Pandectes hispano-megicanas, ó sea, Código general comprensivo de las leyes generales, utiles y vivas de las Siete Partidas, Recopilacion novísima, la de Indias, autos y providencias conocidas de Montemayor y Beleña, y cédulas posteriores hasta el año de 1820 : con exclusion de las totalmente inútiles, de las repetidas, y de las expresamente derogades / por el Lic. Juan N. Rodríguez de S. Miguel, Mégico : Impreso en la oficina de Mariano Galvan Rivera, 1839-1840, 3 vol. ; 30 cm. []
  7. Louis-Philippe de Ségur, Historia universal antigua y moderna : Suplemento à la Historia Universal antigua y moderna, por el Conde de Ségur … Contiene las historias de México, Guatemala, Estados-Unidos del Norte, Perù y otras naciones del continente Americano… / Obra publicada por Mariano Galván Rivera, México : Santiago Pérez, 1852, 1 vol. : ill. ; 21 cm. []
  8. François Joseph Xavier Receveur, Historia de la Iglesia desde su fundación, hasta el pontificado de N. SS. P. Gregorio XVI / por Mr. Receveur ; y traducida del francés para la Biblioteca Religiosa de Madrid ; Publícala M. Galván, con licencia de la autoridad eclesiástica. Ed. mexicana, aum. con la continuación de la historia hasta el actual pontificado del Sr. Pío IX, Megico : Impr. de la Voz del la Religión, 1852, 5 vol. ; 23 cm []
  9. Colección de decretos del Segundo Congreso Constitucional del estado de Michoacán, Méjico : Imprenta de Galván a cargo de Mariano Arévalo, 1831, 1 vol. (XIII-172 p.) ; 20 cm. ; Coleccion eclesiastica mejicana, Mejico, Impr. de Galvan á cargo de M. Arévalo, 1834, 4 vol. ; 16 cm. []
  10. Félipe Scio de San Miguel, La Biblia Vulgata Latina / traducida en español, y anotada conforme al sentido de los santos padres y espositores católicos, por el ilustrisimo señor don Felipe Scio de San Miguel… 1. ed. megicana, sacada de la tercera y última de España, Mégico : En Casa de Cornelio C. Sebring y West, 1831-1835, 11 vol. ; 24 cm. []
  11. Repertorio de literatura y variedades, México : Impr. del Repertorio [de M. Gonzalez], 1840-1842. []
  12. Bernardin de Saint-Pierre, Pablo y Virginia / Por Bernardino de Saint-Pierre, Mexico : Imprenta de Lara, 1843, 1 vol. ([1]-291 p. : ill ; ; 15 cm. []
  13. Bernardin de Saint-Pierre, La Cabaña indiana / por J. H. Bernardino de Saint-Pierre, México : Impr. de José Mariano Lara, 1843, 1 vol. (iv i.e. ii, 94 pages vi i.e. iv) : front., ill., pl., carte ; 23 cm. []
  14. Novena en honor del Sagrado Corazón de Jesús : sacada de la obrita que escribió en francés el Abate *** titulada “El alma abrasada de amor Divino” / por el licenciado D. Juan Francisco Cabañas, Colegial antiguo del Eximio Teojurista de S. Pablo. Dedicada a su hermana la Srita. Doña Josefa M. Cabañas. Lleva un Himno al fin, cuya música es de Don José María Erazo, Mexico : Tipografía de R. Rafael, 1846, 1 vol. ([1]-61-[5] p. : ill., musique ; 20 cm. []
  15. Miguel de Cervantes Saavedra, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Obra adornada de 125 estampas litográficas y publicada por Masse y Decaen, Mexico : Impreso por I. Cumplido, 1842, 2 vol. : ill. 24 cm. []
  16. Alain René Le Sage, Historia de Gil Blas de Santillana, México : Masse y Decaen, 1843, 2 vol. : ill. ; 24 cm. []
  17. M. de Norvins, Historia de Napoléon. Ed. mexicana, México : A. Masse, 1843 []
  18. Absent de Corinne Bouquin ; Élisabeth Parinet, Dictionnaire des imprimeurs-lithographes du XIXe siècle, Paris : École nationale des chartes, Centre Jean Mabillon, qui ne recense qu’Alfred, Victor, Jacques Decaen, url : <http://elec.enc.sorbonne.fr/imprimeurs/node/25922>. []
  19. Joseph Antoine Decaen, « La litografía en México », Siglo XIX, 30 junio 1855, p. 3. []
  20. Il s’agit de Joaquín García Icazbalceta (1824-1894). Voir Rodrigo Martínez Baracs, « Joaquín García Icazbalceta y el Diccionario Universal de Historia y de Geografía », Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, 2012, Nueva época, vol. XVII, n° 1 et 2, p. 9-51. Disponible en ligne, url : <http://publicaciones.iib.unam.mx/index.php/boletin/article/view/717/707> ou <https://brapci.inf.br/index.php/res/download/98070>. Joseph Decaen fait référence à l’article publié par El Universal et transcrit ci-dessus. []
  21. Pierre Toussaint Frédéric Mialhe était le frère du lithographe Louis Mialhe. Voir Dictionnaire des imprimeurs-lithographes du XIXe siècle, Paris : École nationale des chartes, Centre Jean Mabillon, url : <http://elec.enc.sorbonne.fr/imprimeurs/node/22821>. []
  22. Jean Charles Adrien Fournier. Le Dictionnaire des imprimeurs-lithographes du XIXe siècle, Paris : École nationale des chartes, Centre Jean Mabillon, n’indique pas qu’il fut au Mexique, url : <http://elec.enc.sorbonne.fr/imprimeurs/node/22327>. []
  23. Sóstenes Rocha (1831-1897). Voir Pedro Salmerón Sanginés ; Luis Arturo Salmerón, « El general Sóstenes Rocha », Relatos e Historias en México, 2009, agosto, n° 12. []
  24. Edouard Baudouin. Voir : « Eduardo Baoudouin y José Decaen », Archivo General de Notarías del Distrito Federal, notario 242, Plácido de Ferriz, 13 de marzo de 1840, vol. 1477. []
  25. Voir Claudia Patricia Pardo Hernández, « Tres expulsiones fallidas de la ciudad de México entre 1828 y 1847: los españoles, los franceses y los estadounidenses », Ulúa. Revista de Historia, Sociedad y Cultura, 2004, n° 4, p. 9-32. DOI: https://doi.org/10.25009/urhsc.2004.4.1461. Disponible en ligne, url : <https://ulua.uv.mx/index.php/ulua/article/view/1461/pdf_205> et Domínguez López, Ulises, Hipólito Salazar: un recorrido por la litografía del siglo XIX, México : Universidad Nacional Autónoma de México, 2016, 1 vol. (155 p.). Tesis de Licenciatura : México : Universidad Nacional Autónoma de México : 2016. Disponible en ligne, url : <http://132.248.9.195/ptd2016/junio/0745789/0745789.pdf>. []
  26. Voir Hipólito Salazar : patriarca de la litografía mexicana : veintisiete estampas del siglo XIX de la colección universitaria de la Antigua Academia de San Carlos, México : INBA : UNAM : Museo Nacional de la Estampa, 1989. []
  27. Voir Iván Baruj Vázquez Clavellina, « Los anuncios de Don Quijote en la prensa mexicana (1822-1852) », Bibliographica, 2018, vol. 1, n° 2, p. 131-132. DOI: https://doi.org/10.22201/iib.bibliographica.2018.2.16. Disponible en ligne, url : <https://bibliographica.iib.unam.mx/index.php/RB/article/download/16/110>. []
  28. Ignacio Cumplido (1811-1887). Voir : Colaboradores de Wikipedia, « Ignacio Cumplido », Wikipedia, La enciclopedia libre, 2020. Disponible en ligne, url : <https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Ignacio_Cumplido&oldid=129592337>. []
  29. L’imprimerie d’Ignacio Cumplido était située calle de los Rebeldes número 2. []
  30. Il s’agit d’une référence à l’inventeur Achille Colas (1795-1859) qui déposa un brevet le 22 mars 1837 “pour les appareils servant à la copie et à la reproduction mécanique de toute espèce de sculpture et en toute matière” et qui permit la reproduction, la réduction ou l’agrandissement mécanique des sculptures, donc leur “reproductibilité technique”. []
  31. L’imprimerie d’Ignacio Escalante y Compañía était situé Bajos de San Agustín número 1. []
  32. En décembre 1855, le ministerio de Fomento choisit l’oeuvre de Decaen, México y sus alrededores, pour être présenter à l’exposition universelle de Paris. []
  33. J. G. I. [Joaquín García Icazbalceta], « La litografia en Mexico », Siglo XIX, 10 julio 1855, n° 2386, p. 3. Disponible en ligne, url : <http://www.hndm.unam.mx/consulta/publicacion/visualizar/558a3e047d1ed64f1716198c?intPagina=3&tipo=pagina&palabras=Siglo+Diez+y+Nueve+El%3Btipografia_mexicana&anio=1855&mes=07&dia=10>. []

Olivier Jacquot

Coordonnateur de la recherche > Délégation à la Stratégie et à la recherche > Bibliothèque nationale de France

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search