Article : El signo de Ōlin como elemento del ciclo adivinatorio prehispánico

  • Nagel Bielicke, Federico Beals

Résumé

Han sido pocos los verdaderos acercamientos a lo que realmente significan los veinte signos de días del ciclo llamado tōnalpōhualli, la cuenta de los días, de la época prehispánica. Se ha llamado ciclo religioso porque era la base para la astrología de los pueblos mesoamericanos. En este ensayo me acerco a uno de estos signos porque su forma —que ha sido llamada por un investigador “diseño aparentemente abstracto”— me llamó la atención. El signo de ōlin, movimiento del sol, igual que los otros diecinueve, seguramente simbolizaban conceptos básicos de su cosmogonía en alguna forma figurativa, iconos.

Sólo profundizo en uno de los signos que al fin relaciono como una representación del ciclo anual de Tōnatiuh, el Sol. La mayoría de los autores solapan su significado real y lo traducen meramente como “movimiento” o “temblor”. Para esto me acerco a las crónicas, el idioma náhuatl, las representaciones en códices prehispánicos, esculturas y hasta se refleja en su arquitectura. Sin duda es importante porque es el Sol, Huītzilōpōchtli, junto con el agua, Tlāloc que, juntos les proporcionaban su subsistencia.

Se relacionan con otros símbolos que sin duda reflejan cómo ellos apreciaban su mundo. Restarán otros muchos iconos que si los estudiamos detenidamente nos darán una visión de cómo ellos en verdad veían su mundo, Cemānāhuac.

Références bibliographiques


Olivier Jacquot

Coordonnateur de la recherche > Délégation à la Stratégie et à la recherche > Bibliothèque nationale de France

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search